Google+

11.16.2008

lo recordareis

seguro, seguro que lo recordáis. Hace unos años un tipo, un reo condenado a muerte, donó su cuerpo a la ciencia. Para que lo escanearan, lo tomografiaran, lo convirtieran en un atlas visual "real" del cuerpo humano.

Y la ciencia accedió a su deseo. Una vez muerto (muerto asesinado), cortaron su cuerpo en finas lonchas informáticas y lo diseccionaron. Me niego a poner esas imágenes loncheadas, buscadlas.

Eso es lo que hace Fortes, ignorar el conjunto del cuerpo. Ciencia, sí. Más ciencia baldía.