Google+

1.15.2009

¿derechos? ¿de autor?

en el mundo actual la enunciación correcta es: ¿derechos? ¿de autoría?

volviendo al suelo. Mario Stolegato decía el otro día en la entrevista de contraportada de "El País" que, "La pizza, el café expréss o el helado son hoy bienes comunes. Pero imaginemos que el señor que los inventara hubiese podido registrarlos ante una sociedad de autores. Sin duda, una parte de la historia de la economía sería radicalmente distinta."

argumento irreprochable y cierto. la autoría es un valor relativo y convencional. recomiendo la lectura de la obrita de Friedrich Engels, "La familia, la propiedad privada y el estado", breve, divertida y atenta a la realidad de la creación de conceptos como "propio", "mío", "patriarca", "familia", "hacienda pública", ...

pero, continuando con la misma argumentación, ¿es aplicable el concepto de autoría al "artista", también llamado, con acepciones ligeramente divergentes, "intelectual"?.

siguiendo a Engels y a otros, la propiedad "autoral" es tanto más legítima en cuanto lo sea la utilidad del bien o producto "producido"; aunque siempre reconozcan una "autoría" colectiva en tanto en cuanto producto del esfuerzo, influencias, aprendizajes, del individuo, de su época, su historia y su entorno.

¿qué produce el artista?, y, en cuanto a la utilidad de su producción, ¿quién la dictamina y quién la valora?

el público, se dice. concretemos, "el público" es o bien quien consume -compra- la obra, admirándola, disfrutándola, bailándola o escuchándola, o bien quien directamente adquiere -compra- la obra.

desde finales del siglo XVIII, cuando empieza la posibilidad de producción en serie de la "obra artística", el artesano (artista) empieza a ser prescindible en cuanto trabajador asalariado. una única fábrica puede producirnos "Meninas" para todos los que queramos disfrutar de ellas en el salón burgués de nuestra casa; qué decir de hoy en día, cuando todos podemos ser (tenemos la capacidad de ser) productores y, a la vez, consumidores de "creatividad".

por tanto, ¿quién le paga al artista?; y, si al artista no tiene porqué pagarle nadie, ¿para qué sirve?.