Google+

1.25.2009

odiseo

también era maduro odiseo.

irte, irte para volver. para saber si tienes dónde volver.

o sea, que al final, el viaje a itaca era eso.


sabemos que el viajero que huye tarde o temprano encuentra su afán. que las afinidades son electivas, y que siempre vamos a encontrar las mismas gentes, porque son las que queremos encontrar.

y sin embargo, huímos. no sé si decir que huímos. seamos proactivos: partimos en busca de algo. somos monos. y, como tales, somos curiosos. la curiosidad mató al gato, pero a los primates superiores nos ha puesto en la cúspide de la pirámide alimenticia: nos lo comemos todo.

¿porqué?. en realidad, porque confiamos en la estadística. es cierto que el noventa por ciento de los ojos que nos encontremos en el viaje serán los mismos. pero amigo, amiga, el diez por ciento que resta es el que hace que valgan la pena las molestias.

tengo que partir.