Google+

9.01.2009

qué extraño parece.

pero sí, ha sucedido.

venía yo de recolectar mi compra cotidiana y, consecuentemente, me acoplé en la cola. a la espera. debo decir que he sido civil y cívico. o sea, que he adquirido para mi porvenir bolsas reciclables de rafia, mi contribución al descenso del consumo de polietilenos no degradables (esto en realidad quiere decir que no se descompondrán, integrándose al medio ambiente -vale decir, a la cadena alimenticia del planeta,- hasta dentro de un puñado de años a contar en miles, en fin). como no se van a convertir en abono pasado mañana, sino en un par de millones de años o así, yo contribuyo. todo sea por la fertilidad.

a lo que iba.

una señora setentera con un vestido camisero y una bolsita con mediasnoches. era evidente que iba a colarse.

dignamente me pongo y me propongo en mi sitio. inútilmente. la señora setentera con bolsita de mediasnoches me da conversación.

mientras pago, el compañero de fila que ha ido casi siempre delante mío me comenta: "¿víste?, al final se te coló."