Google+

7.14.2014

Jajajajajajajajajajajajajajaja

Probablemente, si la determinación me acompaña, esta sea la última entrada de este blog. Después me iré a vivir a Ciudad de Memoria.

Para cuando leáis esto, ya estaré allí, conversando con los avatares de aquellos a quienes conocí.

Bueno.

Hablar.

Wittgenstein en el Primer Tractatus ya nos enseñó que el lenguaje es solipsista y que la comunicación es imposible.

Y sin embargo, Gramsci, mucho antes que Mandela, nos enseñó que había que encontrar espacios de libertad individuales.

Bueno.

No temáis, sed como sóis, y ya sabéis, #desobedeced y eso. Y desobedecedéros.