Google+

4.16.2009

la verdad

es que siempre me han gustado las tardes de abril. 

aunque la luz no baste, -nada es suficiente-, cada día, casí a cada hora, hay más. 

me gusta pasear hasta mi mar, que suele estar tranquilo y turquesa. me gusta oir a los vencejos, a los aviones, las golondrinas, los gorriones, mientras tomo el café del desayuno en mi cocina. el cielo vuelve a ser promesa de luz que no basta.

aunque la luz no baste, me gusta el viento de poniente y de abril: es humedad en la piel, es frescura en el cuerpo. es un viento que agita mi ropa y me lleva a lo alto de la gavia, donde nunca estaré.

el viento de abril le da frío a las adolescentes, 
visten plumón y jersey de lana, 
llevan minifalda.