Google+

8.15.2010

mal de chagas: "si hablas de éste mal, tendrás en contra a todos los gobiernos del mundo".


debió de ser el pasado sábado cuando volvieron a reponer "El jardinero fiel": o de cómo las farmacéuticas del primer mundo, las ONG's del primer mundo, ensayan o engañan o recogen ventajas fiscales -o cambiamos la disyuntiva por la copulativa, da lo mismo- a costa de los pobres en África, en América Latina, en Asia.


Mientras, una "amenaza preventiva" como la gripe H1N1, que amenazaba con atacarnos a los habitantes del Primer Mundo (Europa, USA y los ricos de los demás países), consigue:


a) distraernos justo a tiempo, cuando los de siempre saqueaban las arcas públicas

b) fabricar una vacuna en tiempo record

c) vendérsela a los estados en dosis millonarias e inútiles.


al día siguiente escuché esta entrevista a Pilar Mateo. ella se fué al país guaraní a ver si pintando las paredes de las casas con pinturas insecticidas erradicaba las vinchucas, insectos heterópteros vectores de la enfermedad de Chagas. una enfermedad que puede afectar -no hay controles, porque no hay dinero ni para hacer la autopsia a los muertos- a entre veinte y cien millones de persones en América Latina. es mortal.


se dió cuenta de que no había paredes que pintar, porque no había casas como tales.


y con la misma voz, se pregunta: ¿vacunas, para qué?, si el problema es la miseria.


y se explica: enfermedades como la malaria, el paludismo, el tifus, el sarampión, están prácticamente erradicadas en el primer mundo, y no sólo -o no tan sólo- gracias a las vacunas y a las farmacéuticas, sino también -o sobre todo- a medidas higiénicas, sanitarias y de decencia vital: agua corriente, alcantarillado, casas dignas... al cabo del año mueren cientos o millones -no hay controles- de personas en el resto del planeta de esas mismas enfermedades.


la palabra clave es personas.


nos cuentan mentiras y gastamos cientos de millones en geles limpiamanos: no sé lo que es peor, si la estupidez en la que estamos inmersos o el egoísmo -la ceguera- que nos impide o nos permite no querer ver.


http://www.goear.com/listen/1e3d368/kothbiro-the-constant-gardener


por cierto, el entrecomillado del título procede del doctor Carlos Chagas, diagnosticador del mal hace cien años. como dice la misma Pilar Mateo, es una vergüenza que la frase siga teniendo todo el vigor hoy en día.