Google+

9.14.2010

una más de miedo, o de la oportuna utilización de las estadísticas


Se hace una estadística, una encuesta, en un momento dado, con un muestreo determinado: efectivamente, el hambre ha descendido en el mundo en noventa y ocho millones de personas.

bueno.

aparte del dato de que quedan más de novecientos millones con una dieta, podríamos decir, "hipocalórica", esas que tan de moda están en el primer mundo, no deja de ser una foto fija en un momento dado.

el mercado de alimentos es principalmente un mercado a futuros, es decir, especulativo. y, a día de hoy, 14 de septiembre de 2010, las inundaciones en Pakistán, los incendios y el cierre del mercado del trigo en Rusia, las inundaciones y terremotos en China, van a encarecer el precio de los cereales.

no temáis los que leáis esto: seguiremos comiendo, somos del primer mundo. sin embargo, el trigo y el maíz que van a engordar las vacas, los corderos, los salmones que alimentamos ¿inmoralmente?, con piensos elaborados con cereales; el biocombustible que las multinacionales elaboran a través de la transformación de esos mismos granos, no nos van a faltar.

quizá suba un poquito el combustible o los chuletones, puede.

quizá no.

en cualquier caso, sabemos dónde va a faltar el alimento.