Google+

6.27.2009

nunca se es justo

el disco más vendido del mundo al parecer es "Thriller", publicado en 1982, el año en que vivimos peligrosamente.

yo tenía veinte años y, la verdad, es que me caía gordo Michael Jackson. me caía gordo porque llevaría por lo menos diez viéndolo en la tele a todas horas. en los programas de Iñigo, en los anuncios, ¡en los dibujos animados!, los putos "Jackson Five".

la juventud es lo que tiene, y tiene que ser así, además. estás hasta las narices de todo lo que te rodea y quieres algo nuevo. por otra parte el jodido niño tenía casí mi edad y, para mas inri, en españa y en la época todo lo que venía de los USA olía mal: Ronald Reagan estaba en el poder.

la verdad es que nos abrió los ojos. el vídeo dirigido por John Landis nos introdujo en un mundo nuevo. a partir de esa fecha, los grupos se harían conocidos porque ¡tenían un video-clip!.

unos años después, tras el referendum de la OTAN, que fue en marzo del 86, en agosto de ese mes me fuí a Argelia, a la ciudad de Annaba, la antigua Hipona, donde fue obispo Agustín, a participar en un congreso de jovenes socialistas y comunistas del mediterráneo. creo que era el segundo, no sé si se llegó a celebrar el tercero, luego vino la caída del muro y toda la historia cambió.

me llamaron muchas cosas la atención en el viaje y durante la estancia en la ciudad (entre otras cosas, fue la primera vez en que viajé en avión... y fue en uno del ejercito argelino. en fin, el aterrizaje en picado en un aeropuerto militar de tierra no fue lo peor, lo peor fue recuperar la descompresión de los oídos).

retengo en mi memoria el ambiente de la ciudad: sólo había hombres paseando, cogidos de la mano o de la cintura, como en la españa de los años cincuenta.

y adolescentes, muchos.

todos imitaban a Jackson, todos bailaban como él por las calles de Annaba.

coda:

hoy estamos en junio y 2009. Jackson ha muerto. me parece indigno que saquen imágenes suyas entubado y en camilla. también me parecen forzadas las imágenes de las supuestas multitudes.

la verdad es que en áfrica y entonces, todos bailaban con él.